del gaiócalo que ya no es

septiembre 28, 2008

by Maxi Narvaez

quéseyoniquémeimportadelmilnovecientossesentaycuanto

busco y rebusco, superbusco, recontraarchibusco, busco brusco, busco buzo, busco bruno buzo buho y buenon. pero busco en círculos, a veces en triángulos o cuadrados, también suelo buscar en octogonáles, y si tengo las zapatillas en buen estado me largo a caminar y buscar en poliedros; pero aún no logro escapar mi propia órbita. transgredir la bólida costumbre de orbitar por una ruta determinada. subvertir las relaciones de mi producción, alterar el andamiaje de mis ensoñaciones, sucumbir los cimientos de mis simios pensamientos y lanzar al aire el bullicio de una libertad, voluta voluntad. redondeada sensatez de mi profesión de reincididor empeder-nido en el árbol de la vida que se deshoja en pleno verano porque no llueve y vaya si hace la calor cuando los trigos encañan y me baño en sudor.


Sigo buscando, rastreando, escuchando ando sin tanto canto por los ratos, en los tejados o en las chapazinc. por las noches duermo y ronco trosco, absorbo el sonido de los gatos que maullan amores perros. una luna sin sabor que se cuela por las goteras y cae sobre la cúspide de mi pupila sin temor, con tenor, y a veces hasta con tenedor, pero sin tener nada mas que ganas de joder a un pobre jodido, que sea uno que anda por el piso, o por las paredes arrastrado, porque hasta las arañas tienen mas dignidad (y no es menor cuando manejan tanta tela) pero esta araña que ya ni sueña que ya ni trepa que se arrastra entre el living y la cama, que se hiere contra la porlan del suelo, porque le faltan poner los pisos y porque la pobreza sin reboque rasca mejor.


que es que cuando lo alcanza a uno la pobreza y la proeza de proseñores que ya no estan, y sus poesías muy opulentas que caminan diligentes hacia plumas más prometedoras, mientras uno queda sin el brillo de otrora la lora que cantaba, ahora sólo el gallo envejece y dialoga con las paredes que ya no trepa, porque las piernas de uno son las letras, y las palabras, sus muletas, ya se fueron con sus voces que sean sus decidores, hacia tierras ya lejanas. que sea entonces de la pobreza que por pobre se quedó prole, polentario. se quedó sola la palabra.

elnico

Anuncios

One Response to “del gaiócalo que ya no es”

  1. negro Says:

    CUÁNTO NOS FALTA APRENDER DEL GAIÓCALO!, CUANTOS OTROS RELATOS DISPARÓ ESTE PEQUEÑO BICHITO!…

    la via del no-ser para nuestro gaiócalo, ¿nuestro? jajaja!

    negrocalo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: