ensalda rusa — segunda parte

diciembre 21, 2008

Para los que dicen que las segundas partes nunca son buenas, aqui podrán cerciorarse acerca de una pluma inquieta y andariega, buceadora del canto popular, mientras baila salsa con un estilo medio cumbiero. La gringa reloaded y su ensalada rusa, ahora con mayonesa casera. Que se diviertan.

corre corre

Tanto gre gre para decir Gregorio. Será que cuesta la pronunciación, y el que quiere celeste que le cueste. No es nada fácil desprenderse de formas, ideas, modos de actuar, de actitudes que están más agarradas que mugre de talón.

Se nos viene el agua cuando esto se transforma en la piedra del zapato, que no lastima pero molesta. Si caminás la sentís y de ahí la tendencia a quedarse quieto como bandera de lata y con menos piernas que foto carnet, para no sentir la molestia. Pero sigue estando ahí y la cara de gringo que perdió la cosecha se torna evidente. Como a comer y a misa una sola vez se avisa y a todo cerdo le llega su san martín; hay que sentarse, sacarse el zapato y encontrar a la susodicha. Eso lleva tiempo y hay que sentarse.

Y ¿si justo me llamo juan? ¿si la piedra hizo de las suyas? ¿si era un vidrio en lugar de una piedra? ¿Y después sangra por la herida?. No es nada fácil sacarse el zapato.

Y ¿si no era verdura el ajo? ¿si no era una piedra? ¿si sólo era la media arrugada o la uña larga? ¿si era el zapato el que apretaba?. Quizás andar de zapatos no sea lo mejor, por qué no probar de andar con “ampargatas”, o tal vez, sentir el pasto en la planta de los pies realmente reconforta, como asegura el área de investigación de nefrología sensitiva basando su hipótesis en el dulce de leche casero.

El tema es no arrugar como procesión de gusanos y ponerle el pecho a las balas, si no, das vueltas como perro queriendo morderse la cola, se te ve perdido como perro en cacha de bochas y asustado como perro en bote. La cabeza va más rápido que ñandú con turbo, ya que un asunto no resuelto es volvedor como perro atado con goma.

Entre fantasmas no nos vamos a pisar la sábana pero cuando le ves el cierre en la espalda al “mostro” te das cuenta que no todo es tan terrible, solo depende de la vara con que se lo mida. Y al ver la mitad del vaso lleno ya no te ahogás en un vaso de agua. Tampoco es para decir que llegó la tecnología a casa, dijo uno y se había comprado un termo, pero al menos no se nos va la onda, como dijo otro y le estaban robando la radio.

En todo caso quedamo así dijo chinche y se quedaba con el vuelto: si la vida te da la espalda, ¡tocale el culo!

la gringa

Anuncios

One Response to “ensalda rusa — segunda parte”

  1. Román Says:

    Yo le meto un comentario, si usted me permite, porque más vale tarde que nunca, y el tiempo es tirano. Por eso no dejés para mañana lo que puedas hacer hoy, porque mañana es el nunca con el que se engañan las voluntades débiles. Te escribo ya mismito, antes que baje el sol y salgamos como chicharra de un ala, apurados, volando a un lugar donde sople el viento. Porque le digo, cuando baja el sol, nos dejamos llevar por el abrazo de alguna noche. A esto lo dijo mi amigo Nico, y no puede ser bolazo. No te demorés ni te apresurés, vestime despacio que estoy apurado, repite mi abuela, que cumple 85 este fin de 2008. Y más sabe el diablo por viejo…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: