día 4, no desearas la gripe chancho del prójimo

julio 2, 2009

En el centro de Paraná las narices ya se acostumbraron. Los ojos afinaron el esfuerzo para poder ver a través de la espesa penumbra que habita el aire, generados por los cuerpos calcinados de gripe. Los más refinados compraron a precios altísimos unos raros filtros que se colocan a modo de barbijo y perfuman con exquisitos aromas intercambiables el aire que las personas respiran. Un  destacado luchador por la salud y la alimentación del pueblo rural regala cientos de esos a sus peones que viajan amontonados en la caja de su camioneta.

Las calles del centro de Paraná están cada vez más vacías. Tierra de nadie, silencio de todos. Los edificios públicos mantienen escasa guardias abarbijadas, dispuestas a esgrimir sus raquetas de tennis contra el intento de cualquier virus marxista, o intervencionista, por ingresar en los pasillos de la casa de gobierno, en la municipalidad o en los tribunales.

Un anuncio de la Organización Mundial de la Salud Ideológica anuncio que el virus H1N1 puede alojarse en la superficie de las páginas de los libros, lo mismo que en sus tapas, sean estas tapas duras o tapas blandas. El comunicado se expandio con rapidez y una resolución del Ministerio de Obras Públicas obligó a las editoriales a realizar sus ediciones en papel látex, un nuevo soporte para la lectoescritura, que se destruye luego de su lectura. Los fuertes gastos provocados por la adaptación de sus maquinarias a la nueva tecnología requerida, son rápidamente recuperados por los ingresos que generan las constantes compras del mismo libro, ya que su destrucción inmediata e inevitable después de su lectura obliga a los lectores a comprar constantemente el mismo libro. Las bibliotecas públicas fueron cerradas y atapialadas. En la calle Urquiza, frente a la Facultad de Ciencias Económicas, el Centro de Estudiantes de dicha facultad decidió sacar todos los libros de la biblioteca y quemarlos públicamente. A modo de reprimenda a aquellos obstinados que aún no se deciden a abandonar su “amor por los libros”. Los demás centros de estudiantes de la ciudad repiten la acción. Al olor nauseabundo de los cuerpos mutilados se suma ahora el olor a quemado de los miles de libros que arden por todos lados. Un asfixiante bullicio emerge desde las incontables piras. El Colegio de Trabajadoras Sociales de Entre Ríos distribuye gratuitamente potes de alcohol en gel, indispensables para alimentar las hogueras editoriales, mientras una subcomisión de su comisión directiva saquea las panaderías de la ciudad para asegurarse la provición de bizcochitos y especiales durante el periodo que dure la guerra contra los chanchos.

Al cierre de esta edición las máquinas de escribir fueron requisadas por los organismos de control del Partido de Costa Salguero, bajo la excusa de que en sus mecanismos se aloja también el virus que luego se transmite a sus lectores. Por lo que la desprolijidad de estas líneas esta trazada por la violencia de los chanchos derechistas que piensan acabar con las personas en aras de las personas mismas.

by infoelnico

Anuncios

3 Responses to “día 4, no desearas la gripe chancho del prójimo”

  1. Andrés Says:

    Excelente texto, che… Muy bueno el sitio.
    Abrazo
    Andrés

  2. elnico68 Says:

    ¡gracias andreico! espero que compartamos unos mates un día destos.
    abrazo fraterno
    elnico

  3. arielo Says:

    Mueran los salvajes unitarios!!
    Mueran los cerdos capitalistas!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: