Repugnante Sequía

noviembre 30, 2009

la noche cae en silencio

callada y eterna

desnudad soledad

mientras la vejez de estas maderas,

y la rancia juventud de las espinas

una flor que promete aromas que jamás dará

la noche cae cálida y resplandeciente en la luz sempiterna de tu piel cubierta por el fino tamiz de la transpiración

incómoda transpiración que te vuelve al mundo de lo humano

y te arranca, de un manotón, esa verba galantera de damicela bienpuesta

y te devuelve al latinoamericano chacotear de las ojotas brasileras

aquí estamos, consternados, rabiosos

deseosos de sexo, todos, queremos revolución

¡ganó Mujica! el imperio K está por caer, Chavez otra vez se sacó

¿qué nos queda mi querida revolución?

mi sexo es muy pequeño, pero es muy audaz él.

se para ante la más menor señal de progresismo y vocifera su clamor

palabras preñadas de pueblo reverberan en sus empujones

y tus gemidos se parecen más a los de una perra parturienta

hambrienta

maldita perra troska

parirás en soledad

las crías que se comerán tu hígado

maldita perra troska

todo en ti es soledad,

nauseabunda y repugnante soledad

desaires de los desaires

usaste la palabra para rebanar la realidad

de tan lindo que esculpiste el silencio sola te quedaste

y pariste por la noche

la garra inefable que acabó contigo

cae nuevamente la noche

ya cayó una, dos, tres veces

como el napalm cae de las nubes

mientras auguran buenos aires para el futuro

y desfolian los tugurios donde gimen por las noches

en escandaloso y desordenado celo

los monstruos del mañana, los dueños de tu vida

que de tan dueños de vidas ajenas se olvidaron la suya

atada a un hierro en el suelo de tierra apelmasada por la sequía

resquebrajada la piel, mugrientos los pies, negros los ojos, sucios los cabellos

y los dientes como perlas, que serán destinadas al collar de alguna buena señora

la que se ganó la vida trabajando

la noche cae, y yo caigo con ella

el desierto me corre tras las piernas

su sediento silencio de grillos y ranas

su atuendo de noche de luna estrellada

el silencio me corre y me atrapa

me envuelve,

me estruja,

me extrae cada palabra

como quien saca piojos

de una cabeza magra

me deja ciego, y poco a poco

lentamente

pacientemente

minuciosamente

va secando en mi

el río de las palabras

elnico

29/11/09

Anuncios

2 Responses to “Repugnante Sequía”

  1. Nito Says:

    Es un
    Es un
    Es un.
    Es una desenmascaramiento de su estructura de pensamiento, Sr. elnico.
    Lo felicito por la audacia de sus palabras, desnudas, solitas y no tanto, proyectadas desde esas profundidades tan suyas, Don.

    Como seguramente sospechará, no todos tenemos ese nivel de audacia. Por mi parte, prefiero ocultarme tras pupilas fijas y frases neptunianas de a ratos.

    Celebro nuevamente su audacia, con la seguridad de que siempre hay algo más allá de todo lo que uno pueda expresar.-

  2. Federico Telechea Says:

    che multiplurivariopinto tu poema. Estan buenas estas mezclas nocturnas de politica, amor y solo existencia.

    nigar


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: