Poesía transitiva I: ya se me pasará…

marzo 9, 2010

El reconocido escritor entre-santafesino Diego Martin Perez dijo durante el último Eterna Borrachera realizado el pasado sábado: “los poemas pedorros que escribimos cuando estamos enamorados”. Esta frase recorrió mucho mi pensamiento hasta alcanzar la siguiente conclusión. A la frase vertida por el destacado poeta de las tribus, las manadas y los cardúmenes le agrego: las contorsiones pedorras a las que obligamos al lenguaje en situaciones de desamor para extraer un mínimo de dignidad o jugarnos la última carta a “reconquistarla”. Abajo dejaremos un ejemplo triste. Espero que lo disfruten.

Poesía transitiva I: ya se me pasará…

Hace tiempo me lancé a la tétrica tarea de olvidar tu nombre. Borrar de mi vista tu rostro. Lanzar tu dirección escrita en mi libreta al río de la plata. Y termino arrojando la libreta entera; borrando todos los rostros de las personas que alguna vez conocí; y finalmente olvido todos los nombres. Olvido también el mío, para poder olvidar el tuyo. Porque de algún modo extraño, al nombrarme te nombro y al mirarme en el espejo veo tu rostro.

Ahora me miro, no me encuentro. Hurgo con detenimiento en las profundidades de mis ojos, en el marrón café que los vuelve burdos ojos marrones. Ningún secreto en ellos. No me darán un Oscar por esto.

Revuelvo con insistencia en los pliegues de mi voz, y no hay caso. Nada de aquel sonido resonando en mi garganta me permite decir “aquí estoy yo”. Toco mi piel inerte, y nada devuelven las yemas de mis dedos. Ensayo una improvisada masturbación y nada se despierta en mí. Inapetente. Puedo comer siete días seguidos los mismos fideos blancos con aceite, sin queso, que nada dice mi paladar. Mi cuerpo no se queja si abandono el caminar. Si ya no ordeno mi habitación, si ya el polvo y la tierra recubren mis sábanas, los muebles, y los libros. Restos de palabras despedazas se encuentran esparcidas por toda la pieza. Por toda la casa. Papeles, trozos de papeles, migajas de pan. Las ratas vienen por la noche, y se llevan lo poco de humano que hay en esos pedazos. Tal vez el llanto esparcido, o la transpiración vertida en las caminatas eternas y enamoradas hasta tu casa.

Me falta limpiar. Barrer y trapear el piso. Echar un poco de lavandina. Darle de comer al gato del vecindario para que ahuyente a las ratas. Acariciar más a la perra para que me sea mas grata conmigo. Me falta llenar las paredes de grafitis que digan cosas acerca de la revolución (que parece ser más fácil de lograr que alcanzar tu corazón). Ensayar vida después de vos. Decirme y punto. Dejarme de joder con esas infantilidades de blanditos para los que el amor es lo más importante que les pasó en la vida, y escriben poemas pedorros… como los que figuran mas abajo en este blog.

Necesito abrir las ventanas maravillosas que tiene mi pieza. La que mira al norte, donde está el río, y me trae su rumor de los andes y del brasil. La que da al oeste y me ofrece el espectáculo del crepúsculo colándose por el ramaje de una vieja acacia que ingresa en la habitación, justo arriba del sillón, donde solíamos compartir almuerzos y películas, documentales ecologistas con la voz militante e inconfundible de Jorge Rulli.

Necesito el aire fresco de la montaña. La húmeda compañía del Paraná y su cauce suave, su promesa de un río de plata, su parentesco con el mar. Sin embargo me acerco a la orilla, y aún veo tu nombre escrito sobre la arena. Ni la crecida pudo llevarse el recuerdo de tu nombre sobre la piel de la ciudad, que es también mi piel. Abro la ventana y el aire repite nuestras palabras. Ese puente indestructible.

Todo aquí recuerda a vos. Debo escaparme. Ya no del amor, como dijera Jorge, sino del desamor, que parece ser feroz. Debo escapar, de los signos que inconfundiblemente terminan en vos. De esa semiosis encadenada, finita, que da vueltas alrededor de tu nombre. Desaparecer ese conjunto de palabras que nos unió (y lo seguirá haciendo) es lo único que nos permitirá medir la hondura del dolor de abandonarnos. Deberé exiliarme en otra enciclopedia.

El vacío contraataca. Y no hablo del precio de la carne, ni tampoco de la propuesta política de la oposición, hablo de mi, de mi sin vos, sin voz, sin yo, o con un yo maltrecho.

Hasta aquí el reporte de las tareas de desmalezamiento en el cauce del arroyo entre tu nombre y el mío. Ampliaremos más adelante.

No molestaré mucho más tiempo, ya se me pasará.

nico(a)las

8/03/2010

Anuncios

9 Responses to “Poesía transitiva I: ya se me pasará…”

  1. Nati.- Says:

    Esto que yo leo acá no es una contorsión pedorra del lenguaje. Es liberarse, y liberarse bien, desenroscarse, con esos nudos-mares de palabras que tiene.

    Lo abrazo, pueta

    Nati.-

  2. Alguien Says:

    Yo creo que realmente sos un pelotudo …

    • elnico68 Says:

      seguramente, no habrás descubierto gran cosa. lo cómico del caso es que te escondes para decir las cosas que ya todos sabemos. para ser verdaderamente crítico, por lo menos te falta ser alguien.
      desde el más acá…
      un abrazo fraterno

  3. Aníbal Says:

    ¿Donde quedó el militante que quería cambiar el mundo desde su lugar?

    Mi amigo se ha convertido en un perfecto burgués que escribe poemas de amores contrariados.

    El proximo golpe será verte en las sociales de algún diario acompañado de una señorita en un desfile de modas.

    • elnico68 Says:

      Por surte hay varios textos mas en este blog que demuestran lo contrario.
      Gracias por tu visita Aníbal.
      Un abrazo fraterno

  4. Nito Says:

    “Deberé exiliarme en otra Enciclopedia”
    No se puede agregar más nada ante este intento de abandono, de autoabandono, de buscar el naufragio.

    ¿Qué clase de hombre buscaría eso?
    Simple: aquél que ha vivido la experiencia del Amor.

    Le deseo no suerte, más bien transformación; ya sabe de qué le hablo.

    También sabe que en este amigo que está quedándose sin siesta, puede Ud. encontrar un salvavidas.

  5. Manolo Says:

    Niquillo, tenés que ver “Eterno resplandor de una mente sin recuerdo”. Quizás ya la viste. Es la historia de una tipo que quiere olvidar a una muchacha y contrata a científicos para ello. Yo no la vi entera, sólo una parte.

  6. negro Says:

    acá el entresantafecino al habla.

    che tu poema está bueno boludo!, no salio para la mierda, tas seguro que estabas enamorado?, jeje.

    Mi frase más bien fue algo asi como “nunca escribimos poesía tan de mierda como cuando estamos enamorados”. Frase de puro despechado si las hay. Más transparente hubiera sido decir que nunca escribimos con tanta “ironía” como cuando tamos enamoraos. Mejor: nunca escribo con tanta ironía. Como tantos poemas que uno escribe y le sacan el pecho, se lo arrancan. Así me pasa a mi, al menos mi amigo, ironía en el amor, sarcasmo en el desamor. Y andando así, de silvar bajito, me topé con el tango que habla a veces, el mismo idioma que yo y me doy cuenta que muchas cosas fueron el “hubo de haber habido” -dice Arturo De Bassi-, que nunca fue.

    En fin, uno se quiere hacer el duro, pero es blandito como tripa.

    Le felicito la pena, la alegría y el poema, y le regalo una boludez que no es de mi autoría (faltaba más, que yo solo escribo cosas inteligentes, sagaces y fulminantes y solo cuando estoy en cardumen), pero que por ahí escucho bastante noctámbulo y le da un giro al saliva amargo de mi garganta, y el tango dice así:

    “Cuando la suerte, que es grela,
    fayando y fayando
    te largue parao”

    que lo largue parao mi amigo,
    no tengo nada más pa’decir

    nGr

  7. maquémeimporta Says:

    a la pelotita! qué bueno leerlo y saber que una no es la única y que sí, gracias a los dioses del olimpo, pasará.
    “Ta bueno el puema que lo parió”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: