Poesía transitiva VII: simplemente

abril 9, 2010

el silencio de la tarde

la quietud de tus palabras

y las paredes de color humano

me devuelven el sonido de la samba

que la radio trae

en su peregrinar de aire


el otoño está entre nosotros

se vuelve presente

e imparte órdenes

tales como el abrigo

ahora si, el vino

y el guiso


la tarde y su silencio

el sabor de la soledad

el otoño, muy otro

me devuelve distinto

y el mismo

en el espejo

renegrido


me sorprendo al confirmar

que había otros posibles

la tristeza también tiene lo suyo

y la soledad, finalmente,

es buena compañera


elnico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: