Primavera de los pueblos

junio 6, 2010

¿puede haber algo así como un tronco abstracto?

pareciera que sí…

Animada por la búsqueda del angosto camino liso y rectilineo que conduce al precipicio, su alma caminaba con los pies pesados sobre el vidrío molido de las ideas hechas añicos por el martillo de diseño Realidad. La sangre rojo y negra de sus venas abiertas al sol, como flores coloridas y perfumadas en plena primavera del cuerpo humano, y una mariposa se posa sobre las visceras esparcidas de un obrero en descomposición.

Las flores cambiaron néctar por glucosa, y allí van…

Las mariposas no le hacen asco a nada, son tan bellas y sublimes, delicadas, pequeñitas, juguetonas, el aire cobra cuerpo en ellas, se manifiesta eso que es el viento, se corporiza la primavera, a diferencia de las gaviotas, las mariposas hacen primaveras.

¿dónde buscar entonces esa mariposa que haga la primavera de este pueblo? en qué flor, con qué color, y qué canción, es la que prefiere la mariposa para hacerse cargo de su destino histórico redentor. hace tiempo que los pueblos buscan sus primaveras, algunos olfatean flores de tallos altos, largos y perfectos, otros buscan enredaderas, rastreras, con frutos y calabazas, y siempre quedan los menos, detrás de la batata, el rizoma y el tubérculo.

elnico

Anuncios

2 Responses to “Primavera de los pueblos”

  1. razonyrevolución Says:

    capaz que las mariposas saben que el camino rectilineo conduce al precipicio. por eso andan siempre en recorridos circulares. en todo caso, lo único que nos deja la mariposa es el entusiasmo primaveral y no una primavera ya resuelta como imagen cómoda al final del camino. pero también andan ellas solas, habría que ver qué nos indica eso… y si ahí es posible la metáfora. yo por lo pronto propongo que pensemos, si es que los obreros se pudren; ¿qué primavera? ¿qué pueblo? y ¿qué redención?

    • razonypocarevolucion Says:

      capaz que las mariposas no saben nada, y andan recorridos circulares porque nada conocen de las estrellas para guiarse. capaz que las metáforas se muerden la cola, hasta engullirse a ellas mismas, y no haya una referencia digna de pensarse en una pobre proza proletaria. capaz que pensar a veces sobra, y haya que sentarse a percibir.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: