La hora de la espada

octubre 21, 2010

Una apurada, y visceral, reflexión acerca del asesinato del militante político Mariano Ferreyra.

Aqui va:

La violencia asomó su rostro. Apenas la puntita de plomo se hace sentir, y un escalofrío intenso recorre la espina dorsal de quien les habla. Es que la protesta social, el último reaseguro de libertad de los trabajadores y las trabajadoras conoce largamente de estar esquivando balas. Como dice la canción “enciende los candiles que los brujos piensan en volver…”

Mucho esfuerzo le llevó a la sociedad argentina alcanzar el consenso suficiente como para que el gobierno no reprima la protesta de los trabajadores, y promueva los juicios a los responsables del terrorismo de Estado. Saben de muerte los Duhalde que ahora nos vienen a hablar de diálogo y consenso, saben de muerte los Macri pro procesistas, de la persecución política, las escuchas ilegales, y funcionarios de la dictadura.

La única que no sabe de muerte es la generación de Mariaino Ferreyra, o mejor dicho, no lo sabía, hasta hoy. Con el fallecimiento de Mariano se produce el bautismo de fuego de esta generación nacida en los ochenta. ¿Quién hubiera pensado que aquellos jóvenes paridos en los desquiciados ochentas, volvieran a practicar la política y la palabra, en honor a la lucha de sus anteriores? Nadie se lo hubiera imaginado, cuando con la caída del muro, también cayeron en bandada los agoreros de la despolítica, y abrieron de par en par las puertas del vil negocio, la corrupción incontrolable y la degradación de la conciencia política de nuestro pueblo. Sin mencionar que también hablaron de la muerte de la historia…

Sólo la tozuda e insistente prédica de los movimientos sociales, organismos de derechos humanos y algunos partidos políticos logró mantener viva esa llama que clama verdad, justicia y memoria. Artesanos de la urdimbre, luchadores intergeneracionales, transmitieron la palabra y el cuerpo comprometido a estos jóvenes de hoy, que como Mariano Ferreyra dan un nuevo significado a la palabra juventud. Muchas veces tuvimos que escuchar, fatídica, la frase “la juventud está perdida”. Una anquilosada y conservadora adultez, más parecida a la vejez rancia sostiene tales habladurías; zonceras maquiavélicas que vienen a intentar debilitar el compromiso de los jóvenes con la conciencia y la libertad del Pueblo. Desde esta pequeña trinchera que es Propuesta Generacional queremos decir: los que están perdidos son los dinosaurios, porque saben que van a desaparecer, porque saben que se los va a llevar puestos la historia, y porque nada bueno para nuestra sociedad puede salir de las renovadas nupcias con la muerte que demostraron los mismos de siempre.

Para todos ellos, como diría el Flaco Spinetta ¡el futuro es mejor!

elnico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: