un viento furioso

mayo 7, 2011

no estaba en los pronósticos, pero aún así hoy sopló un viento descomunal. nadie supo de donde venían esas ráfagas lacerantes, ese viento cortante que no conoce amainos, dijeron los mas viejos, que ese viento transformador proviene desde un balcon. en el que todos los siete de mayo se escucha por los parlantes, aún apagados, las palabras descollantes de una mujer.

el viento, crispado, trafica discursos, palabras, enojos, enfáticos ademanes. este no es sólo un día peronista, asi de espléndido y de ventoso, arremolinado. este es un día duartista, al decir de mi abuela, que se declaraba seguidora tuya. otra abuela, allá lejos en el campo, recuerda con añoranza tu nombre clavado en la historia, en su historia: la primera vez que votó. y recuerda esa abuela, entre maizales y vacas, entre gurises y perros, la vez que fue un poco menos objeto, y pudo decidir. ese día también llevaba tu nombre.

amanece peronista, más bien duartista, y un enjambre de mujeres fanáticas, con el fanatismo propio del amor del pueblo, lucen sus máquinas de coser al viento, y cosen largamente una bandera que más que bandera es un discurso. otra vez tu cara en ellas. ya no más beneficencia, ya no más caridad, donde hay una necesidad, nace un derecho.

entonces el lenguaje oprobioso de la colonía, se deshoja amarillento. fuiste el otoño de la opresión imperial, y te volviste la primavera de nuestro querido pueblo.

millones de centauros argentinos, también latinoamericanos, recuerdan hoy tu nombre. los trabajadores, los cabecitas negras, los más humildes, los descamisados marchan con tu rostro en las pancartas y algo en el corazón. tus palabras, tu puño crispado, el fanatismo de tu lucha, la claridad sincera de tu mensaje sitian hasta la razón del más incrédulo, conmueven hasta la piedra neoliberal que nos dejó el despojo corolario de la dictadura. y hablando de todo un poco, ya que estamos, esa misma dictadura fue necesaria, con sus millones de dolares, armas, y millones de crueldades, para intentar acallar el murmuro insidioso que nos dejó tu pasión. y en cada cruenta sesión de tortura, mientras la picana ardía incesante la carne de tus descamisados, sólo una cosa brotaba de la boca de los trabajadores, y era tu nombre. supieron entonces los diabólicos dictadores que esa era una lucha enorme. que al igual que una hydra de mil cabezas, tu sueño glorioso de volver hecha millones se había cumplido, y que debajo de cada piedra que dieran vuelta esos milicos para descubrir la subversión, anidaba un concepto tuyo, forjado durante tantas horas gloriosas de diálogo junto al pueblo, y de discursos en el balcón.

un día como hoy vino al mundo una niña. hasta ahi nada parecía salirse de lo común. pero ese día como hoy, debe haber soplado mucho el viento, y la semilla de la que nació el espíritu de esa niña, debe haber venido de lejos o de cerca, sin duda desde una lationamerica profunda, porque la historia toda de nuestro pueblo, su lucha de oprimidos y opresores, de valientes y vendepatrias, fue la historia de esa niña, que pronto se convirtió en mujer, y esa mujer en pueblo, y es epueblo en historia nuevamente.

el cielo todo se despierta amarillo, su luz otoñal, casi escolar cuela por mi ventana y tiñe dorada el alba. este dorado con que pincela la mañana recuerda tu nombre, y ls ojas secas, doradas, resplandecientes al crepitar repiten: Evita

elnico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: