De la que habla como si tomara la Bastilla

noviembre 22, 2011

Romance de los románticos, que de tan enamorados terminan odiando. Ella habla y afirma cada vez que pronuncia, confirma, y por supuesto lucha. Ella, y nada más que ella hace lo que pasa, siempre que eso que pasa sea bueno. A lo sumo otros como ella, que hablan y afirman, como si estuvieran tomando la Bastilla, la acompañan. Pero no más que eso, ellos, unos pocos, que toman la Bastilla cuando hablan. El resto no es más que una corte de genuflexos, la contrarrevolución en ciernes, la antimodernidad, y por supuesto, la corrupción moral, ética y estética. Es que cada cosa que excede a sus brazos necesariamente debe ser corrupta, y combatida, que es lo mismo que denunciada, y para eso hay que hablar como si se tomara la Bastilla. De ella, la que habla, proviene la legitimidad última, y la primera.

Románticos, latinoamericanos, latinoamericanistas, no sudacas, pero con las lenguas de las europas, con los ropajes de la conquista, más papistas que el papa, más galeanistas que Galeano, son también más peronistas que Perón, pero de eso no se ufanan, porque horadaría su fina capa de románticos que toman la Bastilla cuando hablan. Así como los peronistas se arremangan para hablar, porque suponen que van a meter las patas en la fuente, esta mujer, incendiaria si las hay, desnuda una teta, toma la bandera (la primera que encuentre) en una mano, y se alza sobre las ruinas del feudalismo en franca retirada, gracias a nuestra acción, y nada más. Claro que por nada del mundo está dispuesta a pactar con el maquiavelismo expresión del ancien regimen, a menos que el nuevo regimen así lo requiera, se le escapó, dicen las malas lenguas.

Romance de los románticos, un romance de aquellos a los que es difícil explicar. Se abraza y se ama, y pone en si misma, con sus palabras, las bondades de su yo, como reserva moral de la práctica. Claro que su yo, no es individual, sino colectivo, y su colectivo original. Único, la reserva moral sobre ruedas, comandado por ella, que no negocia, sino enfrenta. Que no dobla, o en todo caso, si es necesario, evita poner el guiño. Que se doble pero no se avise, dicen que dijo, claro, como tomando la Bastilla o la pastilla, lo mismo da, pero entre amigos.

En la esquina de las calles libertad e igualdad nosotros que luchamos por la amabilidad, no supimos ser amables.

Militar es amar, pero amar al otro además de a uno!

Anuncios

One Response to “De la que habla como si tomara la Bastilla”

  1. Nati.- Says:

    Hermosísisimo Nico!
    Tremenda belleza!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: