Diálogo Acondicionado

marzo 1, 2012

Nos quedamos la tarde entera, charlando largo a la espera, el aire acondicionado y yo.
Se quejó de que lo usaran, que no lo preguntaran su opinión de a cuántos grados tenía que estar y de que lo manejaran a distancia.
Me contó los fríos que pasó, y del calor terrible que sufrió. De las veces que se quedó prendido toda la noche, por culpa de algún descuido.
Narro con un gran poder de descripción el tedio insolvente de cada minuto de espera a que su jefe saliera de la oficina para dar por cerrada su jornada laboral.
Habló también del exótico ritual que todas las noches protagonizan los aires acondicionados de todo el edificio, hablándose entre sí, con un canto similar a las ballenas.
Del contrato de servicio con el que aún cuenta, del dificultoso apareamiento en condiciones tan estrictas, y de cómo se le pone la piel de gallina cuando el fresco de un aire que le gusta llega por la puerta abierta y le toca las paletas de su ventilador.
Un mundo insospechado e indescriptible se me abrió la tarde calurosa en que nos quedamos hablando, frente a frente, sin más que hacer que charlar.
Le conté entonces de mis miedos, mis inseguridades y mis apuros. Repasé con profundidad cada uno de mis mundos, y él me escuchó con mucha atención. Buena oreja resultaste, le dije, y se río en una airosa carcajada.
Me confío que además de buen oidor es también gran memorioso, motivo por el que resulta muy valioso escucharlo hablar. Ya que tantos años de servicio carga sobre su cañería, y entre silbido y silbido deja escapar alguna que otra verdad a los oídos de las personas que a la espera se detienen en cercanías a su posición y logran escuchar entonces, algún rumor, algún roce propio de los mentideros, que si hay lugar de encierro para refrigerar el alma es eso un aire acondicionado, porque la memoria de los pasillos  en el aguarda.

Y ansi se nos fue la tarde, entre mate y mate
Yo de sereno cuidando que nada pase
Y él de guardia, trabajando para que nada chive
Hablamos largo y tendido, eso si
igual de inesperado como agradable el amigo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: